Músicos de Dios

MÚSICOS DE DIOS, UNA NUEVA GENERACIÓN DE FUEGO

Rubén Parra

El papa Benedicto XVI nos dice: “Queridos amigos, que ninguna adversidad os paralice. No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra”

 

2 Co 3,5-6

“… nuestra capacidad viene de Dios, el cual nos capacitó para ser ministros de una nueva Alianza, no de la letra, sino del Espíritu. Pues la letra mata más el Espíritu da vida.”

Hoy en día estamos viviendo una nueva Efusión del Espíritu Santo en la Iglesia y sobre todo para los Músicos de Dios, son tiempos en donde con mayor pasión he insistencia se busca el rostro de Dios, estamos viviendo un tiempo como nunca antes en donde los músicos católicos se están dejando mover genuinamente por las mociones del Espíritu de Dios, están surgiendo y otros resurgiendo debido a este soplo divino, no hay comparación a estos tiempos en los cuales verdaderos Músicos de Dios dejan todo por servir al Creador, verdaderos testimonios de una conversión al Señor, nuevas composiciones musicales dotadas de una unción que solo puede venir del mismo corazón de Cristo, nunca antes habíamos tenido la sed de componer canticos para aquel que es la única inspiración real, podemos decir que ya!!! Son miles y miles de alabanzas que escuchamos a lo largo y ancho no solo de México sino del mundo entero, estaciones de radio Católicas dotadas de un sinfín de alabanzas para Jesús, programas de televisión en donde podemos bendecir al Señor a través de ministerios de música católicos evangelizando con los talentos que el mismo Dios ha depositado confiadamente y abundantemente a sus músicos, un sinnúmero de testimonios en los cuales miles de personas se han encontrado con Jesucristo por medio de las alabanzas católicas y aún hermanos que nunca habían escuchado la buena nueva de Dios y su primer experiencia en Dios fue en un momento de oración acompañado por la música y el canto.

Todo esto ha surgido a partir del Concilio Vaticano II que a su vez ha sido inspirado por el mismo Espíritu Santo, en donde se le ha dado mayor apertura a la música, y en la línea de la liturgia pues ha sido de una gran bendición para la iglesia que a través del canto y la música el culto sagrado se vive con mayor entrega y le da vida a la misma.

Desde entonces hemos visto como el Señor ha transformado a miles de Músicos de Dios para que sean instrumentos de Él para que otros se abran a la gracia divina y reciban bendiciones abundantes.

Son tiempos jamás vistos en nuestra Iglesia, en los cuales no podemos ser ajenos al llamado del Santo Padre a evangelizar a todos los pueblos, somos esta Nueva Generación de Fuego que el Señor ha llamado a enrolarse a su ejército, somos esta nueva generación que vuelve a llenarse del fuego divino para ser testigos con una fe viva en Cristo.

Dios nos está haciendo un llamado a todos los Músicos de esta Generación de Fuego a que pongamos nuestros talentos bajo su voluntad y nos dejemos moldear en nuestro corazón para ser nuevos testigos llenos de amor y de poder para alcanzar a muchos que hoy en día viven sin Dios.

Somos Músicos de Dios, una Nueva Generación de Fuego

“Expandamos la llama del Espíritu”

Artículos