Proceso Para Accesar

1. Descargar el boleto
2. Imprimirlo
3. Llenar los espacios solicitados
4. Entregar en la entrada

NOTA: Para ingresar al evento, es necesario presentar este boleto impreso y con los espacios de datos completos.

OREMOS UNIDOS POR MEXICO

“OREMOS UNIDOS POR MÉXICO”
Sábado 14 de abril, Campo Misión (CIEM)

“Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades, para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad. Esto es bueno y agrada a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad”. 1 Timoteo 2, 2-4

Por primera vez en nuestro país, nos reuniremos para llevar a cabo un día de oración por México: Ortodoxos, Luteranos, Metodistas, Evangélicos, Cristianos, Católicos y personas de buena voluntad, dispuestas a unirse con esta finalidad: Orar unidos por México.

Como respuesta a la exhortación realizada por Su Santidad el Papa Francisco, el 3 de junio de 2017, en Roma, durante la Celebración del Jubileo de oro de la Renovación Carismática Católica, surge la iniciativa: “Oremos Unidos por México”. El objetivo de esta jornada, es ponernos de acuerdo en esto: orar unidos por México, por nuestros gobernantes y por la actual situación del país, en el marco del año electoral que atraviesa nuestra nación.

“Oremos Unidos Por México”, es convocado por la Renovación Carismática Católica en el Espíritu Santo de México, con el apoyo de la Comisión para el Diálogo Interreligioso y Comunión, la Dimensión Episcopal para los Laicos; las Iglesias del Consejo Ecuménico de México; así como Pastores y músicos de diversas denominaciones cristianas del país, dispuestos a sumarse a esta iniciativa.

Como personas de fe, creemos en el poder de la oración. Nuestras manos unidas en una misma oración nos hablan de reconciliación, de ser testigos del amor y verdaderos emisarios de paz, en un país que sufre porque la falta de paz golpea nuestras familia. Ponernos de acuerdo para orar unidos por nuestro México, es una luz de esperanza. “Nada es imposible para Dios”; Lc 1,37.

“México cambiará cuando su pueblo clame unido a Dios”